El destino de las casualidades

Ayer vi una película a la que le tenía ganas desde hacía tiempo, pero que por una razón o por otra siempre se acababa quedando ahí. Se trata de una cinta española dirigida, magistralmente en mi opinión, por Julio Medem y que lleva como título Los amantes del círculo polar. Para mi es un filme repleto de escenas y diálogos inolvidables, del que se podría (sin ninguna duda) hablar y departir durante horas. Uno de los conceptos centrales de la película es la casualidad como modo de moldear y definir la vida de las personas. Aunque supongo que habrá mucha gente que crea más en el destino inamovible y que piensen que el camino de cado uno ya está marcado desde que nace.

 Casualidad y destino, dos palabras que no significan nada y significan tanto a la vez. Palabras y conceptos creados para que la humanidad pueda explicarse cosas que le parecen inexplicables o difíciles de aceptar. Por lo mismo que nacieron las religiones dentro de cada una de las culturas humanas, para esclarecer lo desconocido y que, de ese modo, la existencia fuera más llevadera. Porque necesitamos creer en algo que de sentido a nuestras vidas.

 Esta es una función realmente importante, y que ha guiado durante siglos a muchas personas. Que las ha ayudado en su sufrimiento y les ha dado esperanza. Pero las religiones de este mundo no se han contentado con esto. Tocando en lo más hondo del sentimiento humano y aprovechándose de su necesidad de creer han desarrollado verdaderos imperios de la extorsión, han controlado a las masas mediante el miedo y se han enriquecido de la forma más vil que puede existir. Cualquier creencia me parece respetable, puesto que tiene una misma función para el individuo que la sigue, pero me asombra como aún hoy en día, siguen funcionando ciertas instituciones creadas en base a lo expuesto anteriormente.

 Aunque algunos románticos aun creemos en las casualidades tengo que advertiros de que estas son cada día menos comunes. Empiezo a pensar que nuestras vidas y nuestros destinos están marcados, no por fuerzas sobrenaturales como se creía antaño sino por formas mucho más humanas. Nos creíamos libres y a merced del azar pero fuerzas mucho más oscuras dominan nuestras vidas y escriben nuestro futuro. Cruel capitalismo, tan amado por unos y tan odiado por otros.

Anuncios

8 comentarios en “El destino de las casualidades

  1. Hasta la fecha me parece la mejor de Julio Medem ya que algunas son verdaderamente insoportables. También son interesantes “Lucía y el sexo”, “La ardilla roja” y “Habitación en Roma”. Totalmente fallidas “Tierra” y “Caótica Ana”.

    • Hola Javier, pues justamente de las que comentas he visto las tres interesantes, aunque sin duda “Los amantes del circulo polar” es la que más me ha gustado. Por suerte no he visto las dos últimas y gracias a tu comentario creo que seguiran así. Un saludo!

  2. Yo también soy romántica y creo en las casualidades, pero no en las causalidades…en fin no sé si me explico.
    Me apunto esa película, por cierto tengo un blog de cine te lo presentaré en homenaje a mí hermana
    Bonito tu blog me encanta es alegre la plantilla
    Gracias por tu apoyo de hoy

    • Hola Gaviota, la película es bonita, espero que te guste. Lo del blog, pues claro! Me gusta bastante el cine y así seguro que descubro nuevas películas para ver. Gracias por lo del blog, decidí darle un aire alegre puesto que ya hay bastante tristeza en el mundo. Pues para eso estamos, para apoyarnos los unos a los otros un poquito más, que cada vez la gente se vuelve más egoista y así perdemos todos. Un beso guapa!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s