La homogeneización o el fin de las diferencias

Hoy las campanas de la iglesia tocan a muertos. Esta es una de esas pequeñas costumbres que aún perduran en algunos pueblos de la península junto a muchas otras, algunas más conocidas y otras más singulares. A veces me sorprende como han podido pervivir durante tanto tiempo prácticas que ya se realizaban hace siglos. En el día a día no nos solemos fijar demasiado en estas cosas y muchas veces creo que no las valoramos lo suficiente. En ocasiones ni tan solo nos percatamos de que son hábitos propios de nuestra región y de que no son nada comunes en otros territorios de la península. Solo cuando viene algún forastero y nos dice lo raro que es lo que hacemos, nos damos cuenta de que unos kilómetros más allá, aquello que nos parece tan habitual se convierte en algo un tanto extravagante.

 La vida es compleja, a veces demasiado y, creo que estaréis de acuerdo conmigo, algunas veces nos queremos dar un respiro e inconscientemente simplificamos cosas que en verdad no lo son. De vez en cuando, sin darnos cuenta, asumimos que el mundo que nos rodea es el único que existe. Con nuestras costumbres, nuestra comida, nuestra forma de hacer las cosas y no vemos más allá. Nos refugiamos en un espacio que, aunque real, no es el único.

 Ahora que el verano ya está aquí una oleada de visitantes se paseará por estas tierras y seguro que escucharé algún que otro comentario acerca de las bondades y de las miserias de mi entorno en comparación con otros no tan lejanos. De gente que por pasar aquí unas semanas en agosto creerán conocer la mentalidad de los miles de habitantes de la región. Me esperan meses de conversaciones un tanto aburridas y de aguantar a algún que otro chovinista. Y también me encontraré con otros que quieren encontrar exactamente lo mismo que tenían en el lugar del que partieron, y que se pasarán las vacaciones lamentando que existan diferencias.

 Aun así les estoy agradecida, puesto que me recuerdan cada día que estas diferencias existen. Unas diferencias que no deberían distanciar sino acercar. Sin ellas los pueblos carecerían de personalidad propia y creo que deberíamos de esforzarnos más en conservarlas. El mundo occidental se vuelve cada vez más homogéneo y con esta homogeneización se pierde gran parte de nuestra cultura y de nuestro pasado. No deberíamos permitir que esto ocurra puesto que con ello perdemos también una parte de nosotros mismos.

Anuncios

16 comentarios en “La homogeneización o el fin de las diferencias

  1. A mí me llegó al alma el momentazo en que mi tía (andaluza que no ha salido del país en su vida) le soltó a mi madre (de Nicaragua y que ha viajado más que ella): “ay, pero en Nicaragua no coméis puchero??? Eso como va a ser???”. Pues hija, a lo mejor es otro continente, otra cultura, otras costumbres. Esas cosas pasan.

    El comentario no habría tenido mayor importancia de no ser porque mi familia española es más bien racista.

    • Hola Paula, muchas gracias por compartir tu anécdota, es triste pero graciosa a la vez. Hay mucha gente que piensa así, que en todos los sitios tienen que hacer lo mismo que ellos, aunque bueno si es porque no han salido nunca de casa en parte lo puedo llegar a entender. Lo que si que no puedo entender es el racismo, no creo que nadie pueda considerarse mejor por ser de un lugar o de una manera determinada. Un saludo!

      • La verdad que visto así la anécdota es graciosa. ¿Se puede ser más cateta, mujer que ha crecido en una capital de provincia?

        Más mundo veo, menos comprendo la ideología racista…Estamos de acuerdo en eso 🙂

        Un saludo!

  2. Esta muy bacano este post. Hace rato vengo pensando que el problema de muchos individuos es creer que todo el mundo debe ser igual a ellos…

  3. Me ha gustado esta entrada que deja en sencillo posos para pasear pensamiento o sólo emociones y vivencias. No todo tiempo pasado fue mejor, ni todo presente o por llegar ha de carecer de heridas. Pero hay cosas siempre estupendas; lo malo es que no siempre triunfan, que algo lo malea, incluso la misma tensión y trabajo a que obligan. Homogeneizar es tendencia de los tiempos y de su “orden” o acomodo a establecer: es ir con la corriente. Tiene su comodidad; la que choca con otras expectativas muy sentidas: diferencia personal y su pensamiento divergente, dos muy notables cuestiones ( siempre entiendo en buena fe y normalidad). Lo malo llega con la no aceptación natural del otro, del diferente en lo simple o muy complejo (y sigo en la buena y llana fe): a veces somos soberbios, sobrados y ciegos. Me encanta el tono y fondo de tu escrito, como me encanta el sonar de las casi mudas campanas: sea por duelo o a razón de gloria… Suerte que aún puedo oírlas, al menos en los veranos, en las ciudades castellanas que visito… Saludo y felicito el pensar de tu escrito. Saludos, Al.

    • Muchas gracias por tus palabras, me alegro de que te haya gustado. Como bien dices es un texto abierto para que cada uno pueda reflexionar en la dirección que más le apetezca y expresar sus divergentes opiniones. Como bien dices, seguir la corriente es lo más cómodo muchas veces pero hay que ser consciente de ello y no dejarse siempre llevar por ella. Un saludo!

  4. Es lo malo de la globalización, que nos va homogeneizando a todos y a todo: la semana pasada, mi hija contactó con las dos hijas del matrimonio que la va a hospedar durante un mes, al otro lado del mundo (Sacramento, EEUU) y ¡tienen los mismos gustos musicales, literarios, cinematográficos…!

    Un abrazo.

    • Muy buen ejemplo. En parte está bien porque puedes encontrar gente que se parezca mucho en sus costumbres a las tuyas y es más fácil adaptarse. Pero por otro lado da pena perder parte de nuestras costumbres en pro de la globalización. Supongo que como en casi todo, lo mejor es el término medio. Un saludo y que tu nena lo pase genial en EEUU y aprenda mucho allí!

  5. El encanto de los pueblos, de las ciudades ,de las naciones esta en sus costumbres y su cultura que deberíamos tratar que subsista, pues ahí reside la belleza .¿El respeto y la admiración por las diferentes culturas es una asignatura pendiente? Puede ser que a veces si. Saludos y gracias por tu visita a mi blog. Elssa Ana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s