14

Verano

El tiempo pasa y ya estamos en julio. Aunque parecía que este año el verano no quería llegar, por fin va asomándose tímidamente por nuestras tierras y ya empieza a hacer calor. Por la avenida veo pasar a los jóvenes con su toalla y su bañador en dirección a la piscina. En la antes vacía plaza lucen sombrillas de colores y por la tarde niños de todas las edades juegan entre las baldosas y los árboles.

 Son días felices para muchos que ven llegar sus días de vacaciones. Días muy esperados durante todo el año ya sea para descansar, viajar o simplemente disfrutar del tiempo libre que llevaban anhelando durante muchos meses. Pero, también habrá muchos otros que empezarán ahora sus días de trabajo. Trabajadores temporales de todo tipo buscarán y encontrarán su pequeña oportunidad para ganar un poco de dinero y para bajar, momentáneamente, las engrosadas listas del paro.

 Vida renovada llegará a los vacíos apartamentos de la playa. Kilómetros de cemento inmóvil y estéril. Inversiones millonarias a medio acabar. Nuevos proyectos por concluir. Ecosistemas marinos arrasados, vida muerta y enterrada, para que vuelva a renacer en forma de personas durante tan solo dos meses al año.

 Kilómetros al interior se ven las pequeñas cimas de las montañas olvidadas. Cada año un nuevo fragmento de estos grandes parajes se convierte en un yermo de cenizas. Poco queda ya. El verde es un color en extinción. El gris y el marrón dominan la zona. Áreas forestales protegidas pasan rápidamente a explotables y las construcciones se suceden dónde antes había bosque. Edificios, carreteras y vías de tren nacen entre el polvo del pasado.

 Muchos disfrutarán de sus vacaciones en este panorama desolado, pero dudo que a estas tierras les guste el verano.

Anuncios
7

Hacer soportable lo insoportable

Hoy el día se ha levantado gris, el cielo está cubierto y las nubes dominan el horizonte. Salgo a pasear, las calles están tranquilas y solo me cruzo con algunos transeúntes que caminan solos. Excepto por las voces lejanas de los niños que juegan en el patio del colegio todo es silencio. Una mañana de lunes como cualquier otra, pero con más gente y más silencio que de costumbre. Las caras tristes y preocupadas se suceden. Conversaciones escuetas. Luego a casa.

 Avanzo hacia ninguna parte y llego al parque en dónde los perros corretean ajenos a los problemas humanos, es su momento de diversión. En el bar de la esquina la propietaria barre la acera esperando a esos clientes que no llegan. Las grandes mesas en las que almorzaban hace unos meses los trabajadores de la fábrica cercana están vacías. Sólo dos mesas con algún comensal adornan la sala. También aquí, en dónde siempre había risas, gritos e historias, ha llegado el silencio.

 Cuatro clientes habituales permanecen apoyados sobre la barra. Una copa, luego otra, viendo como pasa la mañana. La mente vacía, lo insoportable se vuelve soportable. Vivir no es fácil, beber sí. Borrachos, aislados, menospreciados, solos, olvidados. Pero si lo pensamos bien solamente víctimas de la sociedad y de ellos mismos. Solos en un mundo en el que han encontrado como aliado indestructible y amigo fiel al alcohol. Abocados a una muerte prematura como Nicolas Cage en Leaving Las Vegas. Sin mañana, sin futuro.

 Pero no todo está perdido, salir del túnel de desesperanza y encontrar motivos para vivir es posible. Muy difícil para algunos, lo sé, pero POSIBLE.

  * Por los que lucharon por salir del túnel y lo consiguieron, por los que no y por los que no lo intentaron. Por las familias, por los amigos y por los conocidos que estuvieron y están a su lado. Por todas las personas que interesada o desinteresadamente lucharon por ellos. Por aquella parte de la sociedad que no rechaza sino que tiende la mano.

 * Escribo esta entrada después de leer el libro “Il a jamais tué personne mon papa” de Jean-Louis Fournier, en el que me he inspirado para escribir una parte del texto.

12

¿Has encontrado trabajo de… lo TUYO?

Ayer fui a firmar el cese, así que vuelvo a estar oficialmente en las listas del paro. Qué novedad. Ya sé que en algunos posts anteriores conté que no tenia trabajo pero la verdad es que un empleo que dura cuatro días no debería contar como tal. En vista de las expectativas que tenia de volver a trabajar en lo mío, decidí que ya era hora de cambiar de escenario y por eso acepté este mini-job: todo iban a ser ganancias. Por un lado iba a ganar dinero y por otro una nueva experiencia. Aun así me costó decidirme. ¿Y eso porqué? Pues ahora mismo me parece una tontería pero supongo que no lo es, y en este dilema estarán muchas personas en este momento.

 Me pasé años estudiando y enfocando mi vida hacia lo que iba a ser un tipo concreto de trabajo y cuando por fin mi preparación estaba completa y estaba trabajando, zas, la crisis, el paro, la desaceleración económica…etc., etc. El resto no hace falta contarlo. La cuestión es que al principio, pensaba en encontrar algún trabajo relacionado con lo que había estado haciendo hasta ahora, en resumen, algo para lo cual se necesitaran los años de preparación que yo llevaba a mis espaldas. Para mi, empezar a trabajar en algo diferente era un fracaso. Como haberte preparado para algo y haber luchado por ello y al final no conseguirlo, me lo tomaba como algo personal. Esto me impedía abrir la mente hacia otras oportunidades que pudieran ser atrayentes y que pudieran agradarme.

 Pero, ¿qué importa el sector en el que trabajes mientras que estés contenta con lo que haces? La vida de nuevo me ha dado una lección y ahora ya no tengo ninguna duda. Es necesario reinventarse día a día y luchar por nuestra felicidad. El fracaso no es trabajar de algo diferente para lo que te habías preparado sino todo lo contrario. Sé que hay muchas personas en este momento con la autoestima por los suelos por no encontrar ese trabajo para el que tanto se habían preparado. La situación es complicada para todos lo sé. Pero no tiréis la toalla, la capacidad humana para adaptarse es mucho mayor de lo que pensáis, no dejéis de luchar puesto que en cualquier sitio podéis encontrar esa oportunidad que estabais esperando. Luchad hasta el final, pues vuestra valía no esta solo en vuestros conocimientos también en vuestras habilidades y capacidades.

6

¿Estudias o trabajas? Me desespañolizo

Aún recuerdo aquellos maravillosos años en los que me preguntaban repetidamente el tan manido tema de ¿estudias o trabajas? Hace unos años respondía alegremente que trabajaba y que tenia una profesión, me había costado muchos años de estudio pero al fin lo había conseguido. Curiosamente los años han ido pasando y, a mi edad ya no se preguntan estas cosas. Ahora la pregunta habitual suele ser: y tu, ¿de que trabajas?, sin más. Oye pues resulta que no trabajo, que estoy en el paro, que estoy buscando un trabajo, que estoy desempleada… vamos, que se puede decir de muchas formas pero a cual peor. Y luego para acabar de hundirte en la miseria la segunda pregunta que sobreviene suele ser: ¿y a que te dedicabas antes?

 Antes, palabra funesta donde las haya.

 Cansada de escuchar esta eterna repetición de preguntas y respuestas he decidido cambiar el curso de las cosas y ponerme a estudiar. Sí, eso es lo que he hecho. Ahora cuando me preguntan, ¿en que trabajas? respondo que no trabajo, que estoy estudiando. ¿A sí? Sí sí sí estudio francés. Con lo cual he logrado que la gente me mire bastante raro, pero he dejado de dar lástima y ya nadie intenta consolarme y decirme que ellos están igual. Ya no me sumerjo en conversaciones pesimistas y fatídicas en las que se lleva a toda la humanidad al Apocalipsis total. Simplemente la gente se me queda mirando y piensan que se me va la olla, pero eso ya me da igual.

 Hace ya dos años que empecé (aunque me parezca que fue ayer) y cada día aprendo alguna cosa nueva de esta lengua. He llegado a quererla y a apreciarla y poco a poco la he ido interiorizando (aunque aún me queda mucho pero que mucho por aprender). Tanto qué hasta he tenido sueños en los que yo y los demás protagonistas hablaban en francés. Pensareis que esto no es nada raro, pero para mi es algo extraordinario y ahora os contaré porqué.

 Me siento muy orgullosa de vivir en una de esas regiones del mundo en donde la gente es bilingüe. Cosa, que por otro lado, no pienso que sea para nada una situación extraña ni poco habitual. Hay mucha gente que usa en su día a día más de una lengua sin que esto le ocasione ningún problema. Pero, solo había un lugar sagrado en el que mi lengua materna era la única que existía, donde ninguna más podía entrar, este lugar no es otro que el mundo de mis sueños. Jamás he tenido un sueño en castellano, aunque en él salieran personas con las que habitualmente hablo en castellano. En cambio, dos años han servido para que el francés ya haya aparecido en más de una ocasión. Es posible que tras esta confesión no vuelva a escribir más y me internen como un caso grave de españolización. Aunque siempre podré decir a mi favor que lo escribí en castellano.

0

En clase

Empiezo a escribir después de haber visto una película. Me pasa a veces, miro una película o escucho una canción y se me ocurren cosas que contarle al papel en blanco. La culpable en este caso es Klass, un filme estonio que da mucho en que pensar. Trata de unos jóvenes que se meten con un compañero de clase a todas horas hasta convertir su vida en un verdadero infierno. Parece que las cosas pueden cambiar cuando finalmente consigue encontrar un aliado en la clase, pero esto no hace más que empeorarlo todo ya que el encarnizamiento del resto aumenta. Después de soportar todo tipo de vejaciones, finalmente los dos jóvenes deciden actuar, quizás no de la mejor manera.

 Cuando la película ha acabado la sensación de rabia e impotencia no me ha abandonado hasta ahora y por eso he tenido la necesidad de escribir este artículo. Se podría hablar largo y tendido sobre las diferentes partes que están involucradas en la historia, pero tampoco quiero contar la cinta entera por si alguien se anima a verla. Por desgracia el tema del acoso escolar o bullying es un problema muy actual y en mi opinión, lo que ocurre dentro de las aulas no es más que un reflejo de la sociedad exterior. Por tanto es responsabilidad de todos dar un buen ejemplo para estos jóvenes que empiezan a caminar solos ante la vida.

 La importancia de la educación para la sociedad es enorme y muchas veces no somos conscientes de ello. Últimamente, el sector educativo ha recibido en este país un trato realmente discriminatorio. Los recortes y ajustes para con este sector se han ido sucediendo y aún siguen en la actualidad. Me parece muy vergonzoso y me siento impotente cuando aún hay gente a la que le parece bien esto. Algunas piensan que los profesores se quejan porque van a tener menos sueldo o más trabajo pero no es así. Puede que haya gente que lo haga por esto, pero la inmensa mayoría lucha por un sistema público y gratuito que dé una educación de calidad y donde se pueda atender de la mejor manera posible a nuestros hijos, a los hijos de esta sociedad que serán nuestro futuro. Hoy quiero dedicar estas palabras a toda la gente íntegra y responsable que no luchan por ellos, sino que luchan por esas personas que tienen y que tendrán en sus aulas y por el futuro de esta sociedad que es de todos.

2

Pero, ¿aún no sigues ninguna dieta?

Hace ya un tiempo en el que me siento un poco al margen de las conversaciones de la gente. Supongo que estoy un poco cansada de escuchar siempre las mismas cosas entorno a la política y a la crisis, que no digo que no sean importantes, pero si que al final acaban cansando. Otras veces simplemente se habla de temas de los que nunca se que decir. Por ejemplo, el otro día estuve en medio de una interesante charla sobre las dietas, en el transcurso de la cual mis compañeras me preguntaron cual era la dieta que yo seguía. Me costó unos segundos reaccionar y después contesté que ninguna. Esto hizo que a mis contertulias les pareciera la persona más rara del planeta y realmente estoy convencida de que no se lo creyeron. Parece ser que hoy en día seguir una dieta es como tener un iphone: o tienes uno o no eres nadie.

 Esto me parece realmente preocupante puesto que mucha gente sigue regímenes alimentarios sin ningún control por parte del médico o dietista y esto puede ser peligroso y bastante dañino para la salud. No se si me he vuelto paranoica pero me parece que el culto al cuerpo está convirtiéndose en una obsesión para la sociedad occidental. Y no es que esté en contra de cuidarse para estar guapa, ni mucho menos, pero sinceramente creo que se están cometiendo muchas aberraciones y que el modelo a seguir no es el más adecuado. Cuando salgo a la calle no dejo de cruzarme con jovencitas delgadísimas y con un aspecto muy similar entre ellas, tanto que, a veces me cuesta distinguirlas ya que llevan el pelo parecido y el mismo estilo de ropa. Luego pongo la televisión y veo ese mismo estilo en las series adolescentes y también en los anuncios.

 Observo día a día como el marketing y las modas dominan a los mas jóvenes y a los no tanto, y también me doy cuenta de que ser diferente y autentico carece de valor alguno en la sociedad actual. Parece que lo mas inn es que seamos todos clones y repitamos todos las mismas conversaciones por los tiempos de los tiempos. Deberíamos reflexionar seriamente sobre esto, puesto que si perdemos nuestra identidad y nuestros rasgos diferenciales nos perderemos a nosotros mismos. Porque siempre diré que defender nuestro aspecto y nuestra propia personalidad es defender nuestra libertad. Las personas más bellas siempre serán aquellas que le sonríen a la vida y que luchan por encontrar esas pequeñas cosas que hacen que cada día valga la pena. Es por todos ellos que hoy escribo este post, para darles las gracias por dejarnos disfrutar de su singularidad.

2

De “Los miserables” a la revolución

La última vez que me acerqué a una sala de cine fue para ver la película de “Los miserables” de Tom Hooper. La verdad es que me gustó bastante y eso que hace unos años no era muy aficionada a los musicales. Después de disfrutar de la película, y ya qué últimamente tenia bastante tiempo libre (como muchos españoles en este momento) decidí leerme la novela de Víctor Hugo.

 Muchas veces he leído un libro después de ver una película o al contrario y la verdad no se que sería mejor. Pienso que si lees primero el libro eres mucho más exigente con la película y muchas veces te acaba decepcionando. En cambio si ves primero la película, cuando te lees el libro ya no es lo mismo, en parte tu imaginación te lleva a lo que has visto en la película y no creas por ti misma a los personajes. Es lo que me está pasando ahora al leer esta obra y en mi opinión se pierde un poco la gracia. Cuando leo como es Jean Valjean me imagino al Jean Valjean de la película y no creo el mío propio. Aunque leer el libro está resultando muy entretenido y enriquecedor veo que la imaginación ya no fluye de la misma forma y eso me da un poco de pena.

 De todas formas recomiendo a todos tanto la película como la lectura. La cinta como ya he comentado es un musical, y aunque en su momento me pareció muy emotiva, ahora tras la lectura, me da la sensación de que es un tanto Hollywoodiense y excesivamente melodramática, y que los personajes no se ajustan exactamente a los creados por Víctor Hugo. Aún así creo que merece la pena verla a pesar de que haya obtenido algunas malas críticas.

 En cuanto al libro, a pesar de ser un tanto trágico, también incluye algunas partes de ensayo en las que se debate la situación de Francia en el momento en el que transcurre la novela. A veces me sorprende como algunas de las conclusiones que saca el autor serian aplicables aun hoy en día, más de un siglo después. Cosas como esta me hacen pensar que la sociedad ha avanzado mucho tecnológicamente pero que intelectualmente no lo ha hecho tanto. En el día a día me encuentro a gente qué aun defiende ideas que para mi ya hace tiempo que deberían de haber quedado atrás, que son puras atrocidades o injusticias. Aún así confío en la gente joven, son muchos los que tienen ganas de que el mundo cambie y creo que estos momentos que vivimos son el final de un sistema y el comienzo de algo mejor, porque entre todos podemos conseguirlo.